Pruebas con aceites en flor morado

Hace un par de semanas, cepillé, raspé y lijé hasta grano 320 unas tablitas de flor morado para probar aplicar seis tipos de aceite. Estos son los resultados de mis experimentos.

0) Tabla lijada hasta 320 sin acabado.  La tabla de comparación, sin acabado. En la primera foto se ve natural, seca. En la segunda, húmeda con agua. Ésta permite comparar mejor con las que tienen acabado. De hecho, una manera de prever cómo se verá una madera con un acabado transparente es mojándola.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

1) Aceite de linaza doble cocido (dos métodos de aplicación): este aceite fue el que produjo el color más naranja. En esta madera no me gusta mucho cómo se ve, pues el flor morado es claro y con el tiempo oscurece marrón. Con el aceite se ve muy naranja.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

a) Inundando la superficie: apliqué cinco capas de aceite, inundando la superficie hasta que ya no recibió más aceite. Esperé entre 5 y 20 minutos entre la aplicación y la limpieza del exceso. Aumenté el tiempo en 5 minutos para cada capa. Creo que es mejor dejarlo absorber durante unos 15 minutos cada vez. La tabla se ve bien y no requirió lijado adicional. Es el método más fácil, definitivamente.

 

b) Bruñido: este método requiere que se apliquen unas primeras capas sin limpiar el exceso hasta que la madera ya no absorba más aceite. Esto me enseñó que puedo aplicar mucho más y dejarlo mucho más tiempo sin que se vuelva pegotudo, lo cual mejoró mi técnica para el método de inundación. Después de la quinta capa, cuando ya es un pegote, se lija la superficie con piedra pómez odontológica y un pedazo de cuero, aplicando pequeñas cantidades de aceite. El cuero se va llenando de pegote y toca limpiarlo con un cuchillo. El proceso termina cuando se tiene una superficie suave y con el brillo mate del aceite. Es tedioso.

A la vista, la diferencia entre las dos tablas es casi imperceptible. La bruñida brilla un poco más si se mira con una luz en un ángulo agudo. La diferencia más notoria es al tacto. Después de una semana de terminada la última aplicación, la tabla bruñida se siente más suave al tacto que la que fue inundada. Esta última podría beneficiarse de una pasada muy suave con lija 400 (un grano más que la última usada en la preparación de la superficie).

2) Aceite de teca Montó: (utilicé éste porque se consigue fácilmente en mi cuidad). Lo apliqué siguiendo las instrucciones, inundando la superficie y retirando el exceso después de unos 30 minutos. Apliqué cinco capas.

Después de una semana se siente suave al tacto y el color de la madera es muy cercano al natural (mojado). La madera se oscureció un poco sin cambiar de tono. No siento ninguna película sobre la madera.

Aceite Montó
Aceite Montó

3) Aceite Teka: (utilicé éste porque se consigue fácilmente en mi cuidad). Es el que tiene el olor más fuerte a solvente y el que seca más rápido. Apliqué cuatro capas y fue necesario lijar entre ellas. El color también es cercano al natural, aunque con un brillo sospechoso. Al tacto se siente más parecido a una película de barniz que a la madera natural. Me gustó que se secara rápido. No me gustó tener que lijar entre capas. No me gusta mucho cómo se ve.

Aceite Teka
Aceite Teka

4) Aceite de teca de JCS: apliqué cinco capas, dejando absorber 10-15 minutos antes de retirar el exceso. El resultado se siente suave como la madera natural y no fue necesario lijar entre capas. Tiene un brillo mate muy agradable. Cambia muy levemente el color de la madera, agregando un tono naranja mucho menos pronunciado que el del aceite de linaza. Sigue siendo uno de mis favoritos para esta madera.

Aceite JCS
Aceite JCS

5) Aceite Montó 50% + Barniz brillante 50%: fue fácil de aplicar, como un aceite, aunque requirió lijado suave entre capas y el resultado se parece más a un barniz. Al tacto se siente suave y no cambió el color de la madera. Tiene un brillo mediano, mucho mayor a todos los demás aceites e incluso a la combinación de aceite con cera brillante. Se ve como una capa muy delgada de barniz, aunque se siente más como la madera natural. Tal vez cuatro capas son demasiado. Creo que usaré máximo tres en adelante.

 

En definitiva, en cuanto a los métodos de aplicación, me quedo con el de inundación con un poquito de lija al final. El bruñido toma demasiado tiempo para la leve diferencia en el resultado final. En cuanto al tacto y a la vista, mis aceites favoritos para esta madera, flor morado, son el de JCS y el Montó. Para el proyecto que estoy construyendo, una cama, voy a usar una mezcla de barniz con aceite, con un poco más de aceite Montó (30/70) que en este experimento.

Cama en flor morado (primera armada)
Cama en flor morado (primera armada)